En épocas pasadas el aseo era tan escaso que la gente ni se peinaba. Por eso, tener un peine era un lujo al alcance de unos pocos, hasta el punto de que sólo ellos sabían lo que costaba.

El objetivo de este blog es que nadie tenga motivos para salir de casa con el pelo revuelto. Un poco de higiene económica para todos los públicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: